Amor por la lectura. Cuento adaptado del escritor chileno, Mario Sánchez Bustos

Sebastián era un niño que no sabía leer ni escribir. Le regalaban cuentos y revistas y no entendía lo que éstas decían, razón por la cual no las podía disfrutar y se entristecía.

Un día, sebastián se enamoró de una bella niña, y recibió con gran alegría una carta de parte de ella, se la entregó un simpático ratoncito de color dorado, pero la carta era mágica, nadie podía leerla, sólo Sebastián podia hacerlo. ¿Pero cómo leerla sino sabía leer? Antes de irse, el ratoncillo le dijo que cuando la leyera, tendría un mensaje y un premio especial.

Como Sebastián estaba enamorado y era muy curioso, no vivía tranquilo pensando en la carta y se puso a estudiar con todas sus ganas. Hacía preguntas al profesor. En las noches juntaba las letras y le leía a su papá. Miraba carteles en la calle, en los supermercados y sólo pensaba en aprender a leer.

En su cuarto pegó un abecedario y lo miraba todas las noches antes de rezar y dormir.

Durante la cena juntaba las letras de la sopa. En horas libre moldeaba vocales en plastilina. Recortaba sílabas y las pegaba armando palabras.

Cantaba canciones que daban ejemplos de cómo se escribían palabras con las letras del abecedario.

Todo lo hacía por leer algún día la carta de la niña de sus sueños y que guardaba en su corazón. Un día, Sebastián y su clase viajaban en un tren a visitar un museo. El tren se detuvo con las puertas cerradas y no se podían bajar, lo que causó pánico en los niños y el llanto de la niña que a nuestro amigo tanto le gustaba.

Fue entonces cuando Sebastián miró un letrero del tren que tenía las instrucciones para abrir la puerta. Se puso a leerlas y trató de comprender lo que allí decía, y después de un rato, suguió las indicaciones y abrió la puerta. ¡Los niños bajaron tranquilos y felices!

¡Gracias Sebastián! ? le dijo la niña de sus sueños, y le dio un beso. Sebastián le respondió que no fue nada. Que sólo siguió las instrucciones que leyó en el aviso de emergencia. ¿Ya sabes leer Sebastián? ? preguntó la niña ? ¡Entonces puedes leer mi carta!

Sebastián sorprendido descubrió que ya podía leer. Sacó la carta que siempre llevaba consigo y se puso a leerla, y más grande fue su sorpresa al ver lo que decía: ?Sebastián, cuando sepas leer sabrás que te quiero y cuando grande seré tu novia?.

Al pasar de los años Sebastián siguió leyendo tanto, que fue el mejor lector del país. Leía tan lindo que llegó a ser un gran locutor. El más escuchado en todas las emisoras de la radio. Leía noticias. Tenía un programa en el que leía poemas de un antiguo profesor, y dedicaba canciones de amor a la niña que un día le entregó su corazón y le ayudó a aprender a leer.

Y colorín colorado, un ratoncito dorado lleva la cola de una hermosa novia, que con sebastián se ha casado. FIN

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3º Primaria (8-9 años)

Frases hechas

@BeaMarcos
3º Primaria (8-9 años)

Los sustantivos

@mariabg

DOCUMENTOS

VOLVER

PREGUNTAS DE LA LECCIÓN

VOLVER

PICTOQUIZ

1 / 0

VOLVER

Compartir en

Nº Visitas a la lección

1056